Archivo

Archive for the ‘Antiguo Régimen’ Category

Actividad: el Despotismo Ilustrado

octubre 5, 2016 Deja un comentario

Con la información del libro de texto (pág. 23) define el concepto de Despotismo Ilustrado y completa el mapa conceptual.
mapa-conceptual-despotismo-ilustrado

Anuncios

Actividad: la Monarquía en la Europa del siglo XVIII

septiembre 28, 2016 Deja un comentario

Aquí tenéis los documentos para los deberes del viernes.

1.- Explica a partir de los siguientes esquemas las diferencias entre  la Monarquía Absoluta en Francia y la Monarquía Parlamentaria en Inglaterra.

sistema politico AR2.- Lee el texto y contesta las preguntas:

bill-of-rights-1689

  • ¿En qué contexto se aprueba este documento?
  • ¿Quiénes son sus autores? ¿A quiénes dicen representar?
  • ¿Qué principios se establecen en las relaciones enttre el Parlamento y el rey?
  • ¿Ves algún paralelismo con la actualidad?

Actividad: bases del pensamiento ilustrado

septiembre 27, 2016 Deja un comentario

Utilizando como punto de partida la siguiente imagen debéis explicar  las siguientes ideas como base del  pensamiento ilustrado.

Lo veremos en clase el próximo jueves 29/09/2016

bases-del-pensamiento-ilustrado

 

La Ilustración

septiembre 26, 2016 Deja un comentario

Aquí tenéis la presentación con la que trabajamos en clase y ya de paso aprovecho para enlazaros unos apuntes que os pueden ayudar para el examen → APUNTES DE LA ILUSTRACIÓN

Antiguo Régimen, Ilustración y Revolución Americana

septiembre 25, 2016 Deja un comentario

El Antiguo Régimen

septiembre 18, 2015 Deja un comentario

En el siguiente enlace puedes descargar la hoja de actividades sobre la Monarquía Absoluta y la Monarquía Parlamentaria → ARCHIVO

Carlos III, el mejor alcalde de Madrid

octubre 14, 2013 Deja un comentario

ACTIVIDAD 1: Carlos III y Madrid

Lee el texto y contesta las preguntas
Cuando Carlos III llega a Madrid se encuentra una ciudad con un aspecto miserable, vergonzoso, en lo tocante a la limpieza pública. En 1760 contaba con algo menos de 150.000 habitantes, para los que no contaba con agua suficiente y las calles no merecían el nombre de tales. El invierno era, en este sentido, particularmente dramático: el lodo confería a la ciudad un aspecto deprimente. Fernán Núñez, el biógrafo oficial del rey, no duda en calificar a la capital de auténtica “pocilga”: lodos, basuras y excrementos componían un cuadro indescriptible y maloliente.

He aquí, descrito el insólito procedimiento de limpieza que había sido bautizado con el nombre de “la marea“.:

“La villa tenía una porción de carros o cajones bajos, sin ruedas, que en lugar de ellas tenían unos maderos redondos, tirados por una mula, que dirigía el que iba de a pie, y así se iba arrastrando todo lo grueso de la inmundicia. Este paseo, que generalmente se hacía de noche, iba precedido por gentes con hachas, que marchaban delante, a los lados y detrás de los carros y enseguida de éstos venían muchos hombres en una fila, con escobas, que iban barriendo lo que ellos no podían arrastrar. Esta pestífera comitiva cuya fetidez, como puede creerse, se anunciaba desde muy lejos, se dirigía a varias alcantarillas, sumideros grandes que había en varios puntos de la villa, cuyas casas inmediatas estaban infectadas de sus hálitos. “.

Por otra parte, los cerdos paseaban libremente por la ciudad, no había prácticamente iluminación nocturna y toda clase de ladrones esperaban en las esquinas al ingenuo que se aventurase a pasear más allá del atardecer. Con todo esto, la necesidad de llevar a cabo una profunda reforma resultaba imperiosa. Procedente de su apacible palacio napolitano, Carlos III debió quedar estupefacto ante tan increíble estado de cosas. Y pronto presentó Carlos III un proyecto de reforma de la villa que fue aprobado por el Consejo. Básicamente ordenaba limpiar las calles y empedrarlas; los caseros deberían “embaldosar el frente y costados, colocar canales en toda la anchura del arroyo, construir conductos para las aguas de la cocina y otras menores de limpieza, con sumideros o pozos para las aguas mayores“. Las basuras serían recogidas y trasladadas fuera del casco urbano. Quedaba prohibido la presencia de cerdos en las calles. Se creaba una policía urbana para mantener el orden y sería obligatorio que en las escaleras luciera un farol.

Lo chocante es que el pueblo madrileño acogió mal estas medidas, entonces comentó Carlos III: “Mis vasallos son como los niños: lloran cuando se les lava…”

Sin embargo, la principal labor constructora de Carlos III en Madrid fue propagandística con palacios y otros monumentos. El estilo arquitectónico de todos estos edificios fue el Neoclásico, predominante en la época. Ello le dio un toque elegante a las calles de Madrid. Además, se engalanaron las principales puertas de entrada a la ciudad. Era la mejor tarjeta de presentación del visitante que llegaba a la capital.

De esta manera, nacía en España un nuevo Madrid. La ciudad se enriqueció con numerosos paseos, parques y jardines, que le dieron el aspecto de una ciudad saludable y más cosmopolita, donde la nobleza española podía disfrutar del tiempo libre. Hoy en día, la capital sigue conservando el porte neoclásico del siglo XVIII, que contrasta enormemente con el denominado “Madrid de los Austrias”.

CUESTIONES:

  • ¿Cuáles crees que fueron las causas que llevaron a Carlos III a acometer reformas urbanísticas en Madrid? ¿Qué objetivos perseguía?
  • ¿A qué se denominaba “la marea”?
  • ¿Por qué crees que  Carlos III actuó como un déspota ilustrado al acometer la reforma de Madrid?
  • ¿Qué opinión te merece su actuación?

ACTIVIDAD 2: el Madrid del siglo XVIII

Localiza en el plano de Madrid estos edificios y monumentos y busca información sobre ellos: en qué zona de Madrid se encuentran, cuándo se edificaron,  con qué finalidad, por quién, etc. Relaciónalo con la política ilustrada de Carlos III. ¿A qué se denominó Salón del Prado?